ROMA

Un examen científico logra hallar el secreto de la excepcional fuerza de los gladiadores romanos

Un estudio científico asegura que la dieta de los gladiadores romanos era rica en cereales y descartaba prácticamente el consumo de carne.

Se trata de un complejo examen forense, realizado sobre los restos de 22 gladiadores que vivieron hacia el año 200 d. C., en la ciudad romana de Éfeso, actual territorio de Turquía. Expertos de la Universidad Médica de Viena (Austria) y de la Universidad de Berna (Suiza) debieron analizar exhaustivamente la composición de cada hueso, para descubrir que los luchadores del circo romano seguían una estricta dieta vegetariana.

Tras una lucha a muerte, o después de cada entrenamiento, los gladiadores bebían una infusión con cenizas de plantas para recuperarse, según determinó el análisis sobre los niveles de estroncio en tejido óseo.

"Consumían cenizas de plantas para fortificar el cuerpo tras el ejercicio físico y para mejorar la reparación de los huesos dañados", señaló Fabian Kanz, uno de los profesores del departamento de medicina forense de la Universidad de Viena.

El estudio concluye que los gladiadores profesionales consumían principalmente trigo, cebada y granos. Son pocos los indicios sobre la ingesta de carnes y lácteos, con excepción de dos casos en los que fueron detectados altos niveles de proteína animal y baja presencia de cereal, lo que podría explicar un origen foráneo y la temprana muerte de ambos luchadores.

Fuente: BBC