Todos los horarios
HUMANIDAD

Rescates Históricos

Tomó 18 días, y los esfuerzos de docenas de buceadores y personal de rescate, pero 12 niños y su entrenador de fútbol finalmente fueron rescatados del complejo de cuevas donde quedaron atrapados por las inundaciones, durante la temporada de los monzones en Tailandia. Aquí hay otros cinco dramáticos rescates, que fueron igual de fascinantes:

Mineros-de-Chile

Un grupo de mineros pasa 68 días bajo tierra

Fue un calvario con una audiencia internacional sin precedentes: la lucha de 33 mineros chilenos por sobrevivir más de dos meses bajo tierra, luego de que un pozo de la mina de cobre en la que trabajaban en Copiapó, Chile, se derrumbara en agosto de 2010. Cuando los rescatistas intentaban salvar a los hombres, otros pozos mineros que usaron para la tarea se derrumbaron. Entretanto, los hombres estaban atrapados detrás de 770.000 toneladas de rocas mientras sus familias esperaban sin aliento, muchos en campamentos en la superficie alrededor de la mina.

Mientras los mineros se acurrucaban en una habitación a la que llamaron "El Refugio", pudieron comunicarse con el mundo exterior a través de un pozo excavado por equipos de rescate. Los hombres atrapados se comunicaron brevemente con sus familias a través del agujero e incluso recibieron asesoría de la NASA con información sobre medicina, nutrición y los efectos psicológicos de pasar tanto tiempo debajo de la superficie. Después de un largo proceso de perforación, comenzó el rescate y los 33 hombres fueron rescatados. Años más tarde, los mineros y sus rescatadores todavía enfrentan los demonios emocionales del trastorno de estrés postraumático que queda de su terrible experiencia.

Rescate-Baby-Jessica-History-Channel
(Foto por David Woo/Sygma vía GettyImages)

Un bebé pasa 58 horas en el fondo de un pozo y se convierte en un nombre de público reconocimiento

En octubre de 1987, Jessica McClure, de 18 meses, se convirtió en un nombre familiar cuando cayó en un pozo de agua abandonado, en la casa de su tía, en Midland, Texas. Atascada 22 pies debajo de la superficie en un pozo delgado, estuvo atrapada en el pozo durante dos días y medio mientras los rescatistas luchaban por determinar la mejor manera de extraerla.

El rescate se transmitió en vivo en la televisión, creando un circo mediático alrededor del evento.

"Baby Jessica", como ahora se la conoció, sufrió heridas leves, incluida la pérdida del dedo gordo a causa de una gangrena después del rescate. Hoy, ella es madre y vive en Texas; la mayor parte del fondo fiduciario creado para ella, después de la terrible experiencia, se perdió durante el colapso de la bolsa de valores de 2008.

Choque-SS-ANDREA-DORIA-HISTORY-CHANNEL
(Foto por Underwood Archives/GettyImages)

Rescatistas logran evitar un desastre de escala similar a la del Titanic

Cuando el SS Andrea Doria colisionó con un transatlántico sueco en 1956, podría haber sido otra catástrofe similar a la del Titanic. El buque de línea italiano golpeó el MS Stockholm debido a un error del operador durante una tarde de niebla en las aguas de la isla de Nantucket, y la colisión casi frontal no pudo ser evitada por los aterrorizados miembros de la tripulación. A bordo de Andrea Doria, los pasajeros sintieron una gran sacudida junto con el sonido de un estruendo metálico. En uno de los salones, la orquesta del barco estaba tocando "Arrivederci, Roma" cuando fueron arrojados desde el escenario por la fuerza del choque.

Cuando el Andrea Doria comenzó a hundirse, los pasajeros se dieron cuenta de que los botes salvavidas habían sido casi destruidos en su totalidad debido que estaban ubicados en donde se produjo la colisión.

Mientras los trabajadores de la tripulación luchaban por encontrar el modo de alcanzar los botes salvavidas restantes, otros barcos en las inmediaciones se apresuraron a ayudar a rescatar a los pasajeros y la tripulación. El desastre del Titanic se había caracterizado por una respuesta lenta y la falta de ayuda de otros barcos, pero este hundimiento terminó siendo un triunfo del trabajo en equipo y la capacidad de organización. Juntos, al menos otros cinco barcos cooperaron para rescatar a 1.663 miembros de la tripulación y pasajeros antes de que el Andrea Doria volcara y se hundiera. Cincuenta y un personas murieron como resultado de la colisión, pero el rescate es ampliamente considerado como uno de los más exitosos de todos los tiempos.

Sobrevivientes-Caaguan-History-Channel
(Foto de Carl Mydans/The LIFE Picture Collection/Getty Images)

Una redada, casi suicida, liberó a más de 500 prisioneros de Guerra

Durante la Segunda Guerra Mundial, el área del Pacífico lanzó un sinfín de desafíos aparentemente insuperables para los Aliados. Uno de ellos fue el campo de prisioneros japonés cerca de la ciudad de Cabanatúan, donde cientos de estadounidenses y filipinos fueron encarcelados después dela brutal marcha de la muerte de Bataán. Las condiciones dentro del campo eran nefastas, y mientras la guerra se prolongaba y el ejército japonés comenzaba a ejecutar prisioneros en otros campos, los que permanecían temían que ellos también fueran asesinados.

Entonces, el Sexto Ejército organizó una operación de rescate que era casi suicida desde su planificación. Con la ayuda de las guerrillas filipinas, los Rangers del ejército lograron avanzar 35 millas por detrás de las líneas japonesas, solo para descubrir que los Rangers no habían podido localizar el campamento en sí mismo debido a la gran actividad japonesa en el área. El lugar estaba plagado de fuerzas enemigas, pero los Rangers se colaron en el campamento el 30 de enero de 1945, abrumaron a los guardias y lograron rescatar a los prisioneros, muchos de los cuales estaban muy enfermos o sin esperanzas de sobrevivir. En total, 510 prisioneros fueron liberados con solo dos bajas del ejército. Hoy en día, la atrevida misión se conoce como "el gran rescate" y se celebra como una de las más valientes de todos los tiempos.

Jesus-Garcia
El guardafrenos de un ferrocarril, Jesús García, salvó una estación de tren repleta de personas de una explosión de dinamita.

Un solo hombre arriesgó todo para salvar a un pueblo mexicano

Jesús García era solo un guardafrenos de ferrocarril, pero el 7 de noviembre de 1907 se convirtió en héroe de uno de los rescates más audaces de la historia. Esa tarde, el joven de 23 años estaba descansando durante una parada en Nacozari, un pueblo de Sonora, México, cuando los trabajadores le notificaron que se había producido un incendio en uno de los vagones del tren. Esto habría sido alarmante en un día normal, pero García sabía que los vagones en cuestión contenían dinamita que debía entregarse en una mina cercana. Si explotara, no solo eliminaría el tren, sino que también podría provocar un incendio catastrófico en la estación del ferrocarril.

Cuando sus compañeros de trabajo entraron en pánico, García se puso en acción. Saltó al tren solo y comenzó a invertirlo cuesta abajo. Cuatro millas más tarde, todo el tren explotó. Aunque 13 personas murieron, el número fue mucho menor de lo que hubiera sido si García no hubiera reaccionado rápidamente. Todo lo que quedó de García fue solo una bota, pero él no fue olvidado. El joven guardafrenos pronto se convirtió en leyenda, inspiración de poemas y canciones. Monumentos a García surgieron en todo México, y Nacozari cambió su nombre a Nacozari de García.


Fuente: History Channel