NASA

Nuevas pruebas refutan la teoría principal acerca del nacimiento de la Luna

Kun Wang y Stein B. Jacobsen, dos científicos de Estados Unidos, publicaron un artículo que refuta nuevamente la principal teoría acerca de la formación de la Luna, al concluir que el presunto impacto entre un protoplaneta y la Tierra, que habría originado la formación del satélite natural, fue mucho más poderoso de lo que se estimaba hasta hoy. Así, la Luna no sería un trozo del protoplaneta, sino del manto terrestre.

Son muchos los investigadores que abrigaron la teoría del Gran Impacto, especialmente a partir de la década de 1970, cuando aceptaron que la Luna es parte de los restos de un protoplaneta, denominado Tea, destrozado después de rozar a la Tierra. Esta hipótesis permite explicar el tamaño de la Luna, la baja presencia de hierro en sus rocas y el hecho de que se aleje gradualmente de la Tierra, entre otros factores.

Sin embargo, en 2001 fue demostrado que la composición isotópica de los elementos que componen las rocas terrestres y lunares es prácticamente idéntica, contradiciendo así a la teoría del Gran Impacto, desde el momento en que esta composición isotópica debería ser lo suficientemente diferente, si la Luna fuera una de las partes destrozadas del protoplaneta Tea. 

El equipo de científicos estadounidenses halló nuevas pruebas para refutar la teoría del Gran Impacto, al corroborar que los isótopos de potasio-39 y potasio-41 se encuentran en similares proporciones tanto en rocas de la Tierra como de la Luna. Con todo, también demostraron que las rocas lunares tienen un 0.04 por ciento más de potasio-41 que las rocas terrestres, una diferencia que podría obedecer al hecho de que la Luna es resultado de la evaporación del manto terrestre, tras el choque con Tea, y no una parte del protoplaneta.

 

 

 


Fuente: Nature

Imagen: NASA