Todos los horarios
misterio

¿Mozart fue realmente asesinado?

Los últimos días de la vida de uno de los grandes genios de la música clásica, Wolfang Amadeus Mozart, estuvieron rodeados de misterio. Curiosamente, seis meses antes de morir, le había confesado a su esposa Constanze el temor de que alguien lo estuviera envenenando con “acqua toffana”, un cóctel mortal de cantáridas y arsénico.

Este veneno era un líquido insípido, incoloro e inoloro que se comercializaba en pequeños frascos en los que se mostraba la imagen de algún santo, generalmente san Nicolás de Bari. A lo largo de la historia se construyeron dos posibles sospechosos del supuesto envenenamiento. Todas las miradas apuntaban, por un lado, al conde melómano y excéntrico Franz Von Walsegg, quien le encargó el Reiquiem, y por el otro, a su gran rival en la corte austriaca, Antonio Salieri.

En el imaginario popular, Salieri encajaba perfectamente como el villano autor del crimen. Eso fue en parte impulsado por el drama escrito por Alexander Puskhin, musicado por Rimski-Korsakov, reelaborado por Peter Shaffer y, llevado al séptimo arte, por Milos Forman en su brillante película “Amadeus”. ¿Quién podría salir ileso de semejante montaje cultural en su contra?

Sin embargo, la ausencia de determinados síntomas en el historial clínico del compositor, como son el temblor y la marcha tambaleante, hace prácticamente insostenible que pudiera haber sido envenenado. La verdadera causa de su muerte seguirá siendo una incógnita, sobre todo porque nunca se le realizó la autopsia al cadáver y en la descripción de su muerte no hay datos objetivos ni cuantificables que permitan descifrar el enigma aún en tiempos modernos.


Fuente: ABC

Imagen: Wikimedia Commons