descubrimiento

Morfina de caracol

Un grupo de investigadores de la Universidad de Queensland, Australia, ha descubierto un analgésico natural que resulta cien veces más potente que la morfina, proveniente de una fuente inesperada. Según el estudio presentado ante la Sociedad Estadounidense de Química, una proteína extraída de un caracol marino permite elaborar medicamentos que superan la efectividad y disminuyen los efectos secundarios de la morfina y la gabapentina, los dos analgésicos líderes en la actualidad. Podría usarse, según sus creadores, para dolores crónicos derivados de enfermedades como la diabetes o la esclerosis múltiple.

El caracol cuyo veneno mata el dolor vive en aguas tropicales y utiliza sus péptidos, conocidos como conotoxinas, para paralizar a sus presas. A partir de estas conotoxinas los investigadores elaboraron cinco sustancias experimentales, una de las cuales, llamada zinconotida, ya fue aprobada para tratamiento del dolor en humanos. Se trata de una droga que se inyecta en la base de la médula dorsal, es decir que todavía implica un tratamiento invasivo; la idea de los científicos es seguir trabajando con estas proteínas hasta desarrollar un analgésico oral, y así reemplazar a la morfina por su mayor potencia y menor riesgo de adicción. Esta ventaja, considerable en comparación con los derivados del opio, deriva de que actúa sobre receptores cerebrales diferentes, lo cual disminuye la tendencia a desarrollar dependencia de sus efectos.

 

 

Imagem> Photographer: Richard Ling ([email protected]) (Location: Cod Hole, Great Barrier Reef, Australia) [GFDL or CC-BY-SA-3.0], via Wikimedia Commons