TERROR

La "Mujer Tigre" que intentó matar a la "Gran Bestia", Aleister Crowley

La historia de Betty May Golding, la “Mujer Tigre”, es notable: fue prostituta, criminal violenta, adicta a la cocaína y satanista. Su espíritu desenfrenado cautivó a célebres artistas de su tiempo y llevó a más de un incauto a la ruina.  

Nacida en 1893 en un hogar extremadamente pobre, pasó toda su infancia saltando de casa en casa. Durante su adolescencia se destacó en los ambientes bohemios de Londres por su marcada extravagancia y exótica belleza.

Tras un breve paso por el hampa parisina, retornó a Inglaterra donde contrajo matrimonio con un médico con quien compartió los excesos de la cocaína. Las crónicas de la época cuentan que se podía encontrar a Betty May en cada orgía de drogas y sexo que ocurriera en la ciudad.

Luego de enviudar y pasar por otro breve matrimonio, se casó en 1922 con el poeta Frederick Charles Loveday (también llamado Raoul Loveday), reconocido satanista y seguidor de la “Gran Bestia” Aleister Crowley.

En su autobiografía de 1929 la “Mujer Tigre” relata que luego de que Crowley obligara a su marido a beber la sangre de un gato en medio de un ritual ocultista, este cayó gravemente enfermo y murió a las pocas horas. Presa del odio, Betty May intentó matar al gran mago oscuro, pero el arma se trabó y no pudo lograr su cometido.

En su libro dejó plasmada su particular filosofía de vida: “Nunca me ha importado lo que el mundo pensara de mí. He vivido buscando el placer y la emoción”.

 

 


Fuente e imágenes: DANGEROUSMINDS