CIENCIA

La increíble inteligencia de los cuervos

“El cuervo sediento” es una fábula clásica de Esopo en la que un cuervo intenta tomar agua de una jarra profunda pero, en un principio, no lo logra porque su pico no llega hasta el fondo; luego de reflexionar sobre su problema, el cuervo decide llenar de piedras la jarra para que el nivel del agua suba hasta quedar a su alcance. Esta historia es muy precisa para definir su moraleja: las situaciones críticas estimulan el ingenio. Lo que nunca sabremos es si Esopo sabía que su elección de un cuervo para esta fábula era más precisa aún: con el correr de los siglos, la ciencia se encargó de demostrar la extraordinaria inteligencia de estos animales. A punto tal que un reciente estudio comprobó la “veracidad” de esta moraleja, llevándola a la práctica.

Cuervos de Nueva Caledonia (considerados los más inteligentes en su especie, únicos no-primates capaces de fabricar herramientas) fueron enfrentados a este dilema por científicos de la Universidad de Auckland y, según los resultados publicados por la revista PLoS ONE, respondieron de la manera imaginada por Esopo. Lo cual constituye una capacidad de comprender relaciones causales similar a la que tiene un niño de 5 a 7 años. Cabe destacar que para llegar a su conclusión exitosa, los cuervos debieron descartar otras “falsas” soluciones, como arrojar objetos flotantes o huecos en lugar de piedras sólidas, hacerlo en un tubo de arena en lugar de uno con agua, y otros tubos con distintas cantidades de agua. Luego, fallaron en experimentos que incorporaban grados de dificultad superiores, como la comprensión de la anchura del tubo y un desplazamiento en forma de “u”. Según Sarah Jelbert, directora de la investigación, “estos resultados son sorprendentes, ya que ponen de manifiesto las fortalezas y límites de la comprensión de lo cuervos. En particular, todos los cuervos fallaron una tarea que violaba las reglas causales normales, pero pudieron pasar el resto de las pruebas, lo que sugiere que utilizan un cierto nivel de comprensión causal cuando tienen éxito”.