CIENCIA

Flores que parecen otra cosa

La notable sección de ciencia del periódico español ABC ha elaborado una sorprendente complicación de imágenes de especies de flores que, ya sea para engañar y capturar a sus presas, para camuflarse y evitar a sus depredadores o por simple azar evolutivo, han adquirido formas insólitas, extraordinariamente parecidas a animales o minerales. Estas son algunas de las más vistosas:

-La orquídea pato

Es una de las más de 25 mil especies de la familia de las orquídeas. Crece en Australia, y su nombre científico es Caleana major. Mide dos centímetros y aparece en ramilletes de 3 o 4 sobre el mismo tallo.

-Flor del espíritu santo

Esta planta, que crece en Ecuador, Colombia y Panamá, está en peligro de extinción, en gran parte por el enorme atractivo que ejerce su labelo con inconfundible forma de paloma. Su nombre científico es Peristeria elata. 

-La orquídea abeja

Su nombre científico es Ophrys speculum; ha desarrollado un notable parecido con la hembra de una especie de avispa denominada Campsoscolia ciliata. Los machos se confunden van de flor en flor en busca de una pareja de verdad, mientras transporta el polen a otra planta. De esta manera la orquídea se aprovecha de los insectos que las polinizan sin ofrecerles nada a cambio, como néctar o aceites. Por esta condición también se la conoce como “espejo de Venus”.

-Lithops (forma de piedra)

Estas plantas africanas han adoptado la forma de las piedras que las rodean, para evitar que los animales las devoren. Comúnmente se las conoce como piedras vivas o piedras flor. Fueron descritas en 1815, en el "Catalogus geographicus", por el botánico inglés John William Burchell.

-Orquídea cara de mono

Es una de las orquídeas del género Drácula, conocida como Drácula simia, ya que sus formas caprichosas semejan la cara de un mono. Le dio nombre el botánico estadounidense August Luer en 1978, cuando la descubrió en Los Andres (Ecuador). Florecen a 2.000 metros de altura.