tecnología

China convertirá su polución tóxica en piedras preciosas

Si el desarrollo del diseñador holandés Daan Roosegaarde, que se encuentra trabajando junto a un equipo de ingenieros, resulta bien, entonces una nueva y eficaz tecnología energética permitirá transformar la polución tóxica del aire en preciosos diamantes.

Se trata de un pequeño diseño a escala, que el año próximo alcanzará las dimensiones de una aspiradora gigante para ser probado en la capital de China, lugar en donde recientemente se han superado ampliamente los niveles de contaminación permitidos por la Organización Mundial de la Salud.

El dispositivo, basado en el principio de succión por vacío, será instalado en un parque céntrico para absorber el aire contaminado y filtrar las partículas de humo tóxico mediante la implementación de filtros iónicos. Mientras que el aire limpio obtenido después de la filtración será liberado al ambiente desde aberturas especialmente diseñadas, un equipamiento subterráneo de bobinas de cobre logrará generar un campo electromagnético suficiente para atraer las partículas de humo tóxico filtradas.

"Una gran ventaja de esta tecnología es que es segura", sostiene Roosegaarde y explica que ya se utiliza en muchos hospitales con máxima eficiencia desde un punto de vista energético. "Para obtener 30 mil metros cúbicos de aire limpio, solo se necesitan 30 vatios, como para las lámparas", añade.

Según el diseñador, su invento creará flujos de aire limpio que mejoren la ecología de Pekín y permitan el acceso de luz solar a la metrópolis. Por si todo esto fuera poco, los residuos tóxicos del humo captado serán transformados en piedras preciosas.