antropología

Analizan excrementos de una sociedad antigua para entender la causa de la diabetes

Grandes misterios sobre sociedades ancestrales, incluso acerca de los primeros asentamientos humanos y sus antecesores sobre la Tierra, se revelan ante los ojos de la ciencia, gracias al análisis de los «coprolitos», es decir, excrementos humanos fosilizados.

Las poblaciones aborígenes americanas, en las que más de un cincuenta por ciento de sus habitantes padecen diabetes del tipo dos, han preocupado a los científicos desde hace varias décadas. Hoy, gracias al análisis de heces humanas fosilizadas, halladas en Cueva de Antílope, una caverna del norte de Arizona, en Estados Unidos, es posible comenzar a dilucidar el misterio.

El análisis de los coprolitos permitió saber que los antepasados de las actuales poblaciones indígenas americanas tuvieron una dieta a base de alimentos ricos en fibra y baja glucemia. Ambos factores resultaron fundamentales para que el grupo étnico fuera propenso a padecer diabetes.

«Para entender las causas de esta alta incidencia de diabetes hay que analizar —tan bien como se pueda— la alimentación de estas poblaciones […] y sólo puede hacerse estudiando los coprolitos, para ver qué comían exactamente », señala Karl Reinhard, arqueólogo de la Universidad de Nebraska.

Según las heces analizadas, la dieta de los antiguos nativos americanos estuvo basada en maíz, semillas de girasol, amaranto y carne de pequeños mamíferos, mayormente molidos y cocidos en guisos.

 

 


Fuente: atlasobscura.com