Todos los horarios

EN JULIO

REYES DEL CRIMEN

Los 5 mafiosos más famosos de la historia

Mundialmente, el término Mafia es empleado para designar a una clase especial de crimen organizado, que se extendió desde sus orígenes en la Italia meridional hasta cualquier otro grupo de crimen organizado con características similares, más allá de su origen y lugar de acción.

Los grupos mafiosos surgieron en Sicilia, Italia, autodenominándose Cosa Nostra. Originalmente, fue una confederación dedicada a proteger y ejercer autónomamente la ley para, más tarde, comandar el crimen organizado. Los miembros de la mafia se llamaban a sí mismos mafiosos, que significa hombres de honor.

Aquí te presentamos a los 5 mafiosos más famosos de la historia.

5. John Gotti: vanidoso, audaz, egocéntrico, jugador y mujeriego, fue una de las figuras más legendarias del crimen organizado de Nueva York, a tal punto que llegó a ser comparado con Al Capone. Al mando del clan Gambino, una de las cinco familias de la Cosa Nostra durante su apogeo, compró jurados y amenazó a un sinnúmero de personas para salir indemne en los tres juicios por extorsión y asesinato que lo juzgaron. El ocaso de su carrera obedeció a la alianza que Salvatore Gravan - alias Sammy The Bull, segundo en el comando de la familia Gambino- realizó con la justicia estadounidense para declarar en contra. Tras un espectacular proceso judicial por el asesinato de su predecesor en la familia, Paul Castellano, John Gotti fue condenado a cadena perpetua en 1992.

4. Carlo Gambino: nacido en Sicilia, debió escapar hacia los Estados Unidos cuando todavía era muy joven, tras la brutal represión desatada por el dictador Benito Mussolini contra las familias mafiosas en Italia. En 1957, después de ordenar el asesinato del capo Albert Anastasia, accedió a la jefatura de la mafia neoyorkina y fue elegido jefe de la familia que adoptaría su nombre desde entonces. De bajo perfil, supo oponerse acérrimamente al negocio del narcotráfico y a lo largo de su vida sólo permaneció 22 meses en prisión. Murió a los 74 años por un ataque al miocardio.

3. Frank Costello: fue un mafioso ítalo-americano que llegó hasta los puestos más altos del crimen organizado y que controló un vasto imperio del juego a lo largo y ancho de los Estados Unidos gracias a una influencia política sin precedentes en la Cosa Nostra. Conocido como el primer ministro del hampa, lideró a la organización criminal familia Luciano, más conocida como familia Genovese. De gran fortaleza e inteligencia excepcional, Frank controló el juego, la extorsión, el robo y los narcóticos en Manhattan y el Bronx.

2. Charlie "Lucky" Luciano: es considerado el padre del crimen organizado tal y como se lo conoce hoy en día. Fue ideólogo y mentor del gran auge del tráfico de heroína en la postguerra mundial. Con una primera entrada a la cárcel a los 14 años por robo, a los 18 ya comenzaba su carrera criminal en la banda Five points gang con Frank Costello. Tal era su influencia política, que durante la época de la Ley Seca importaba whisky directamente desde Escocia y Canadá y también ron desde el Caribe, en donde además controlaba el negocio del juego. Comenzó su propio negocio de prostitución con Joe Adonis como socio y llegó a controlar a la mayoría de las prostitutas de Manhattan. Murió en Nápoles, donde se radicó, por infarto al corazón.

1. Al Capone: el capo di tutti capi arribó a la ciudad de Nueva York cuando aún era niño. Comenzó a mezclarse con la mafia cuando trabajó como guardaespaldas de un gánster relacionado con la prostitución y el juego. Con la irrupción de la Ley Seca, Al Capone se asoció con su jefe para traficar alcohol y más tarde se independizó, logrando así la base de su fortuna. Tras sobrevivir a dos atentados en su contra, debió permanecer ocho años en prisión cuando el FBI logró encarcelarlo bajo la acusación de evadir impuestos. Desde la prisión de Alcatraz supo dirigir los negocios del alcohol hasta que con el avance de su edad comenzaron a surgir los síntomas de demencia propios de la sífilis, enfermedad que habría contraído con una prostituta durante su juventud. Cuando en 1939 fue liberado, su estado de salud era crítico. Pasó sus últimos días recluido en una propiedad de Miami Beach hasta que fue encontrado muerto por neumonía en la bañera de su casa.