HISTORY FÚTBOL

La increíble evolución de las botas de fútbol a través de la historia

Desde los primeros prototipos, cuando lo único que importaba era proteger el pie del futbolista, hasta los diseños modernos, que buscan proporcionar la mayor ventaja deportiva, esta es la increíble evolución de las botas de fútbol.

 

 

Durante el siglo XIX, cuando el fútbol comenzó a ganar gran popularidad mundial, los jugadores empleaban cualquier tipo de calzado deportivo que les permitiera estar mínimamente protegidos ante jugadas de contacto.

 

 

Vale decir que, en vez de considerar a las botas de fútbol como un arma de ataque, predominaba un criterio de protección. Durante este período surgieron los primeros modelos con clavos de cuero, para ganar estabilidad, aunque en caso de lluvia podían llegar a pesar hasta un kilogramo.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los países de Sudamérica comenzaron a revolucionar el calzado deportivo para la práctica de fútbol, desarrollando botas muchísimo más ligeras, que permitieron a los jugadores desplazarse más rápida y ágilmente. Por primera vez, las botas de fútbol fueron consideradas como un arma.

Durante la década de 1960, los principales fabricantes de botas de fútbol introdujeron una alteración en la fisonomía de este tipo de calzado deportivo. Además de aligerar cada vez más su peso, los renovados diseños y la implementación de nuevos materiales permitieron un calzado tecnológico de alta performance.

Hacia final del siglo XX, las botas de fútbol habían ganado márgenes mucho más finos, con diseños que mejoraron la fricción entre el pie y la pelota, lo cual permitió ganar control y precisión a la hora de patear el balón.

Ya en el nuevo siglo, las botas de fútbol, más ligeras que nunca, introdujeron distintos tipos de lengüeta, todos ellos orientados a aumentar el equilibrio. Además, la tecnología láser permitió diseñar botas que se ajustan al pie como si se tratara de un guante.