Todos los horarios

CURTISS P-40

Nunca se ha explicado satisfactoriamente por qué la producción del P-40 se prolongó hasta finales de 1944, una época en las que sus prestaciones resultaban poco menos que lamentables comparadas con los aviones enemigos. De hecho la permanencia de los P-40 durante la guerra se debió a que fueron desviados a teatros de guerra secundarios, dado que los principales teatros de operaciones dominaban los cazas más avanzados, como por ejemplos el P-51, también conocido como Mustang. Tal es así que después de 1943 empezaron a remitirse muchas aeronaves a otros países para que brinden servicio en otras fuerzas. En aquel año se remitieron a Brasil 89 P-40E. Entre los últimos P-40N que permanecieron en servicio se destacan los del 120º escuadrón de Cuerpo Aéreo del Ejército Neerlandés, que tomaron parte en la esporádica lucha contra los indonesios en 1946-47. Otros países que contaron con aviones P-40 en el cuerpo de sus fuerzas aéreas son Turquía, Sudáfrica, República Dominicana, Nueva Zelanda, Egipto y Canadá.

Así mismo estos aviones fueron parte del Escuadrón Aéreo de Pelea 201 de México que se formó en junio de 1943 cuando la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) abandonó el esquema de Regimiento Aéreo y creó seis escuadrones independientes, poco antes de declararle la guerra a las potencias del eje.

Para cuando terminó la guerra estos aviones habían quedado desactualizados con las tecnologías de aquel entonces, pero debido a la cantidad de unidades existentes se les debió dar una función activa. Fue por eso que, en la posguerra, los P-40 fueron utilizados como aviones de entrenamiento. Se les adaptó el habitáculo para poder transformarlos en aviones biplaza y así servir como aviones escuela en tierra estadounidense. El P-40 salió finalmente de servicio en el año 1958, cuando sólo estaba operativo en la Fuerza Aérea de Brasil. Fue el tercer avión con mayor presencia durante la Segunda Guerra Mundial, sólo detrás del P-47 y P-51, siendo así una de las fuerzas más importantes durante el conflicto bélico, especialmente durante los dos primeros años.

En el año 2004 los productores del film Sky Captain y el mundo del mañana eligieron al Curtiss P-40 como el avión caza que pilotea el Capitán Sky, encarnado por el actor Jude Law.