Todos los horarios
GUERRAS MUNDIALES

Edward V. Rickenbarker

Edward Vernon Rickenbarker fue un piloto militar estadounidense durante la Primera Guerra Mundial, famoso por sus grandes proezas y su impecable historial en vuelo. 
Edward Vernon Rickenbarker nació el 8 de octubre de 1890 en Columbus, Ohio. Proveniente de una familia de inmigrantes suizos de habla alemana, a los trece años abandonó la escuela tras la muerte de su padre. Sin embargo, su formación autodidacta enfocada en la mecánica, lo llevó incluso a estudiar ingeniería a distancia. 
Desde muy joven se interesó por las carreras de autos y a los 20 años ya corría como piloto de prueba para la Columbus Buggy Company, llegando a correr más tarde las legendarias 500 millas de Indianápolis, en donde recibió el sobrenombre de “Fast Eddie”, al haber recorrido una milla en un minuto.
Rickenbarker se enlistó en el ejército estadounidense en 1917, justo antes de que Estados Unidos ingresara en la Primera Guerra Mundial. Mientras se encontraba en Francia haciendo entrenamientos de pilotaje con el rango de Sargento de Primera Clase, fue designado oficial ingeniero, y considerado por sus superiores indispensable en ese cargo, razón por la cuál se retrasó su distinción como piloto. Sin embargo, sus indiscutibles cualidades en el vuelo, provocaron que el ejército de los Estados Unidos lo designara al 94º Escuadrón de Combate Aéreo donde piloteó el Nieuport 28, que fue el primer caza utilizado por la Fuerza Expedicionaria Estadounidense (AEF). 
El 28 de mayo de 1918, Rickenbarker se convirtió en un “As del combate Aéreo” tras derribar a cinco aviones en combate, por lo que también fue condecorado con la “Croix de Guerre” en Francia. El 30 de mayo obtuvo una victoria más después de la cual estaría fuera de combate por tres meses al sufrir una infección en el oído. Tras recuperarse y seguir piloteando logró sumar, entre los meses de septiembre y octubre, 20 victorias más que lo dejaban con un total de 13 Fokker D. VII, 4 cazas alemanes, 5 globos de observación y 4 aviones de reconocimiento derribados. Estas 26 victorias fueron un récord en Estados Unidos que perduró hasta la Segunda Guerra Mundial. Al finalizar la Gran Guerra, Rickenbarker sobrevoló el frente occidental, entre Alemania, Bélgica y Francia, observando el cese al fuego y las celebraciones de los excombatientes que cruzaban las fronteras en los festejos.
Durante la Segunda Guerra Mundial, prestó servicio a su país inspeccionando tropas y equipos, además de animar a los ciudadanos al apoyo del ejército.
El 23 de julio de 1973, Rickenbarker falleció a causa de un paro cardíaco estando de visita en Zurich, Suiza en busca de un tratamiento para su esposa. Su cuerpo fue enterrado en el cementerio de Green Lawn en Columbus, Ohio.