Todos los horarios
GUERRAS MUNDIALES

David Lloyd George

David Lloyd George fue el primer ministro británico que estuvo al mando del gobierno durante los años que se desató la Primera Guerra Mundial. A su vez debió hacerse cargo de la Inglaterra de posguerra.
Lloyd George nació el 17 de enero de 1863 en Manchester, Inglaterra. Sin embargo pasó parte de su infancia y juventud en Gales. Allí se adentró rápidamente en la política. Comenzó como pasante de un despacho de abogados y, a la par, empezó a participar como activista político. En 1890 fue elegido diputado por el Partido Liberal en la Cámara de los Comunes. Más tarde, en su época de ministro de hacienda, propuso la creación de un sistema de seguros sociales de enfermedad, invalidez y desempleo, que, con los años, sentaron la base de lo que luego se conocería como Estado de bienestar.
Al estallar la gran guerra fue nombrado ministro de Municiones, debiendo organizar la industria británica de armamento. En 1916 se puso al mando del ministerio de Guerra y, tras la dimisión Herbert Henry Asquith, pasó a ocupar el cargo de primer ministro británico, representando a la coalición formada por conservadores y liberales.
Durante el período de guerra tuvo un hábil manejo de la diplomacia internacional mientras que a la par movilizaba a las fuerzas militares y civiles de Gran Bretaña. Fue un acérrimo defensor de las políticas beneficiarias para los trabajadores y, a pesar de la guerra, intentó hacer valer la prevalencia del poder civil sobre el militar. Gracias a su política de mejoras para los trabajadores consiguió atenuar la conflictividad durante la guerra y evitar un gran estallido social en los años de posguerra.
Acabado el conflicto bélico, su papel durante el tratado de Versalles fue polémico pero visionario. Defendió una política más conciliadora con Alemania, enfrentándose así a la dura posición francesa, liderada por Clemenceau, quien tenía ciertos aires de revancha contra el país germano. Así mismo, quiso revisar las reparaciones de guerra exigidas a Alemania para facilitar la recuperación económica de Europa, pero esto también fue frustrado por el gobierno francés. Es sabido que las duras exigencias pactadas en el tratado de Versalles fueron en parte causales del movimiento político alemán que luego devendría en la Segunda Guerra Mundial, y Lloyd George era consciente de que algo así podía suceder.
Aunque reconocía la extrema dureza con la que Alemania fue tratada tras la guerra e incluso tuvo un encuentro con Hitler en 1936 con el fin de persuadirlo de no utilizar la violencia, Lloyd George se opuso a la política de ablandamiento, llevada más adelante por el conservador Chamberlain, ya que adoptar esa posición le parecía demasiado tarde y solo podía traer aun peores consecuencias. Lloyd George murió el 26 de marzo de 1945.