Nombre oficial
República de Chile
Gentilicio
Chilenos
Capital:
Santiago de Chile
Idioma Oficial
Castellano
Población
17.094.275 (est. 2010)
Presidente
Sebastián Piñera Echenique
Prefijo Internacional
0056
Zona horaria
UTC -4 (excepto Isla de Pascua, con UTC-6)
Moneda
Peso chileno
Otros grandes Centros Urbanos
Valdivia, Concepción, Temuco, Valparaíso, Viña del Mar y Punta Arenas.
Superficie
756.096 Km2
Geografía y clima
delgada franja de 4.200 Km. de norte a sur, característica que le otorga una diversidad climática extrema
Economía
sistema capitalista con fuerte estimulo a las reglas de autorregulación del mercado
Qué ropa usar
abrigo en período invernal
Tips
Fechas nacionales: 18 de septiembre y 12 de febrero
Sitios imprescindibles
Santiago de Chile, Valparaíso, Viña del Mar, Isla de Pascua, Parque Nacional Torres de Paine, Desierto de Atacama


 
Quieres seguir viajando
 
HISTORIA
República de Chile:
CHILE: DE VINOS, MAR Y FUTURO
República de Chile - HISTORIA

Como todo país latinoamericano, Chile también tiene su conquistador. El explorador portugués Fernando de Magallanes fue el primer europeo en visitar el actual Chile, cuando en 1520 desembarcó en la isla Chiloé, después de haber atravesado el peligroso estrecho que llevó en adelante su nombre. Magallanes se encontró con un territorio habitado por distintas tribus con características muy disímiles. La zona norte del país estaba poblada por las tribus de los aimaras, atacameños y diaguitas, quienes establecieron culturas agrícolas fuertemente influidas por el Imperio Inca que, desde fines del siglo XV, dominó gran parte del territorio actual de Chile hasta el río Maule. Al sur del río Aconcagua, se establecieron las distintas comunidades seminómades de los mapuches, la principal etnia aborigen del país, mientras que grupos indígenas como los chonos, kawésqar, selknam y yaganes se establecieron en los canales australes.

LA CONQUISTA ESPAÑOLA

Fue a partir de 1535 cuando Diego de Almagro, uno de los capitanes de la conquista española del Perú, emprendió la aventura de adentrarse en las tierras situadas al sur de Cuzco. Después de tres años de búsquedas en vano sobre el territorio chileno, la expedición volvió a Perú sin resultados: no sólo no habían encontrado oro, sino que se había topado con la tenacidad de los mapuches.

Años después, Pedro de Valdivia condujo una segunda expedición por el sur de Chile. A pesar de una feroz resistencia de los mapuches, logró establecer varias colonias: Santiago de la Nueva Estremadura en 1541, Concepción en 1550 y Valdivia en 1552. Pero en 1554, los mapuches organizaron un levantamiento general, masacrando a Valdivia y muchos de sus compañeros; devastaron todas las ciudades, excepto Concepción y La Serena. Los combates continuaron de forma intermitente y no cesaron sino hasta el fin del siglo XIX.

En 1557, España tomó posesión del territorio chileno. En el seno de este imperio colonial, Chile fue primero una dependencia del virreinato del Perú, antes de tener su propio gobierno, dirigido por un gobernador y un Tribunal Real. El desarrollo del país fue lento, particularmente en razón a la ausencia de minas de oro o plata susceptibles de atraer a los españoles. Por otro lado, Chile estaba alejado de los grandes centros peruanos de colonización y era de difícil acceso.

 

LA INDEPENDENCIA DE CHILE

En consonancia con los movimientos independentistas de la región, hacia el siglo XVIII dos corrientes entraron en pugna: los realistas, por un lado, y los patriotas, por el otro. Sus combates condujeron a una primera victoria en 1810, fecha en la cual, con otras colonias españolas, el país rompió todo lazo político con España. El consejo municipal de Santiago destituyó al gobernador colonial de Chile y delegó sus poderes a una Asamblea de 7 personas. Aunque oficialmente independiente de España desde ese momento, Chile permaneció en guerrilla contra las tropas españolas enviadas desde el Perú, que emprendieron una reconquista de 1814 a 1817.

Desde el 4 de julio de 1811, el primer Congreso nacional eligió una junta revolucionaria con Bernardo O'Higgins a la cabeza. Vencidas en primer lugar en octubre de 1814, las tropas chilenas se beneficiaron del apoyo del General argentino José de San Martín, quien lanzó su ejército de los Andes al ataque en Chile. El 12 de febrero de 1817, la derrota del ejército realista en la batalla de Chacabuco puso término al control de los españoles en el norte del país.

San Martín rechazó el poder e hizo designar a O'Higgins como Director Supremo; un año más tarde, el 12 de febrero de 1818, Chile proclamó su independencia. Sin embargo, no fue sino hasta 1826 cuando las tropas Reales fueron definitivamente expulsadas del país.
 

LA HORA DE CRECER

Tras treinta años de gobierno conservador, en 1861 se inició un período de dominio del Partido Liberal que se caracterizaría por la riqueza económica obtenida de la explotación minera del salitre en la zona de Antofagasta. Esa actividad provocaría diferencias limítrofes con Bolivia, país que reclamaba dicho territorio como suyo. Aunque Chile y Bolivia firmaron tratados de límites en 1866 y 1874, no lograron resolver sus disputas y el 14 de febrero de 1879, Chile desembarcó sus tropas en el puerto de Antofagasta, iniciando las acciones militares contra Bolivia. Como Perú había firmado previamente un pacto de alianza defensiva con Bolivia, Chile le declaró a ambos la guerra el 5 de abril y dio inició a la Guerra del Pacífico, que finalizaría con las firmas del Tratado de Ancón con el Perú y el Pacto de Tregua con Bolivia de 1884. Tras el conflicto, Chile obtuvo el dominio sobre el departamento boliviano de Antofagasta y las provincia peruanas de Tarapacá, Arica y Tacna.
Los años previos a 1900 se caracterizaron, a pesar del auge económico, por una inestabilidad política y el inicio del movimiento proletario conocido como Cuestión Social. La razón de este movimiento se encontraba en la desigual distribución de la riqueza que, a medida que pasaban los años, se acentuaba y dejaba marcas en la sociedad chilena. Como consecuencia de ello, fue electo presidente Arturo Alessandri y se transformó en un puente provisorio entre la élite y el proletariado, que se encontraba cada vez más agitado y organizado. Sin embargo, la crisis se agudizó y llevó a la renuncia de Alessandri luego de promulgar la Constitución de 1925, que dio origen a la República Presidencial.
Luego de algunos años caracterizados por una fuerte crisis económica debido a los errados manejos políticos y como consecuencia de la primera guerra mundial, Pedro Aguirre Cerda es elegido Presidente en 1938 bajo una alianza que se oponía a los tradicionales gobiernos de la élite chilena. El gobierno de Aguirre Cerda dio inicio a un período de gobiernos del Radicalismo y logró realizar diversos cambios, principalmente en el área económica, al sentar las bases de la industrialización chilena. Pero su gobierno se vio truncado por la temprana muerte del mandatario. Juan Antonio Ríos, su sucesor, tuvo que enfrentarse a la oposición y a las presiones de Estados Unidos para declarar la guerra al Eje durante la Segunda Guerra Mundial, países con los que rompe relaciones diplomáticas en 1943 y posteriormente le declara la guerra a Japón en 1945. Tras ser apoyado por el Partido Comunista, el radical Gabriel González Videla fue electo Presidente en 1946. Sin embargo, al inicio de la Guerra Fría, el alineamiento del país a las potencias occidentales motivó la prohibición del comunismo a través de la llamada Ley Maldita. La situación se endureció y, en 1948, centenas de comunistas fueron detenidos en virtud de la ley por la Defensa de la Democracia, que prohibía la existencia del Partido Comunista. Una revuelta militar dirigida por el antiguo presidente Ibáñez fue reprimida y el período que siguió fue turbado por una agitación social importante. En 1951, casi todos los sectores de la economía fueron tocados por las huelgas. Al año siguiente, el pueblo manifestó su hostilidad a los partidos tradicionales eligiendo al general Carlos Ibáñez, sostenido por el Partido agrario-trabajador.

En 1970, Salvador Allende fue electo el 36,3% de los votos, y al no haber alcanzado la mayoría necesaria, se requirió el pronunciamiento del Congreso. Una vez en funciones, el presidente Allende llevó a cabo las promesas hechas durante su campaña: transformó al país en un Estado socialista. Una parte importante de la economía quedó bajo el control del Estado: minas, bancos extranjeros y empresas monopólicas fueron nacionalizadas. La reforma agraria se aceleró y fueron instituidos consejos paisanos. Además, Allende emprendió la redistribución del ingreso nacional, aumentó los salarios e instituyó un control de precios. Sin embargo, su gobierno enfrentó muchos problemas económicos externos, como la crisis mundial 1972-1973, más la fuerte oposición del resto del espectro político y del gobierno estadounidense de Richard Nixon. A pesar que finalmente el cobre fue nacionalizado, el país siguió cayendo en una fuerte crisis económica mientras que la inflación alcanzaba cifras de alrededor del 600 y 800%.17
Los enfrentamientos callejeros entre opositores y adherentes de la Unidad Popular se hicieron frecuentes, y alcanzaron altos niveles de violencia. Allende, que creía en una revolución democrática, perdió el apoyo del Partido Socialista que creía en la legitimidad de un levantamiento popular armado para retener el poder. Finalmente, el 11 de septiembre de 1973 se produce un Golpe de Estado que acaba con el gobierno de Allende, quien se suicida tras el bombardeo al palacio de La Moneda.

 

LA DICTADURA DE PINOCHET

Tras el golpe de Estado se instaura una dictadura encabezada por Augusto Pinochet, Comandante en Jefe del Ejército. En este período, se establece una dura represión contra la oposición y se producen diversas violaciones a los derechos humanos: más de 1.000 detenidos desaparecidos, más de 3.000 asesinados, 35.000 torturados, y alrededor de 200.000 exiliados. En el ámbito económico, Pinochet encaró una reestructuración del Estado ideada por los funcionarios conocidos como Chicago Boys, quienes implantaron un modelo neoliberal que intentó aumentar el crecimiento económico, produciendo el llamado Milagro de Chile, bajo el cual el Estado cedió gran parte de su poder en la economía al sector privado.
En 1978, Chile y Argentina se enfrentaron en el Conflicto del Beagle por el dominio de las Islas Picton, Lennox y Nueva, acontecimiento que estuvo a horas de provocar una guerra entre ambos países y que fue evitada por la mediación del Papa Juan Pablo II. En 1980 Pinochet logró la aprobación de una nueva Constitución en un plebiscito cuestionado por diversos organismos internacionales. Sin embargo, la crisis económica de 1982 generó altos niveles de desocupados y de crecimiento negativo, que dieron origen en 1983 a una serie de protestas contra el gobierno y su modelo económico que se extenderían hasta el final de su mandato. Sin embargo, no todo estaba perdido para Pinochet. Durante 1985, la economía logró recuperarse en lo que se conoció como el Segundo Milagro, producido tras la privatización de la mayoría de las empresas estatales y la reducción del gasto social, lo que generó un explosivo crecimiento económico, pero también un aumento de la pobreza y una desigualdad creciente en la distribución del ingreso.
 

EL RETORNO A LA DEMOCRACIA

Augusto Pinochet dejó su cargo el 11 de marzo de 1990 tras haber sufrido la derrota en un plebiscito que él mismo convocó. Patricio Aylwin asumió entonces como primer presidente del período conocido como la Transición, que se caracterizó por restaurar el régimen democrático, establecer una nueva política nacional, mantener la estructura económica del período anterior, reducir de manera importante los niveles de pobreza y reconocer las violaciones a los derechos humanos que se cometieron durante la dictadura.
Luego de las presidencias de Eduardo Frei y Ricardo Lagos –durante las cuales Chile logró una importante inserción internacional- fue electa presidenta la socialista Michelle Bachelet en 2006, convirtiéndose en la primera mujer en alcanzar ese cargo en la historia del país. Su gobierno se caracterizó por mayor desarrollo a la paridad entre hombres y mujeres, el establecimiento de una red de protección social para los más pobres y el ingreso del país a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Pese a la altísima popularidad de Bachelet, el opositor Sebastián Piñera, representando a la Coalición por el Cambio, se convirtió en 2010 en el primer centroderechista en ser electo presidente del país después de 52 años.
 

De vinos, mar y futuro”

5000 A.C - 1000 A.C
999 A.C - 500 D.C
501 D.C - 1450 D.C
1451 D.C - 1780 D.C
1781 D.C - 1900 D.C
1901 D.C - 1950 D.C
1951 D.C - Actualidad