Nombre oficial
Canadá
Gentilicio
canadienses
Capital:
Otawa
Idioma Oficial
inglés y francés. Se hablan 65 dialectos aborígenes.
Población
34.124.781 (est. 2010)
Presidente
Johnston Stephen Harper
Prefijo Internacional
001
Zona horaria
UTC -3,5 a – 8 con cambios de horario en verano
Moneda
dólar canadiense
Otros grandes Centros Urbanos
Toronto, Montreal, Vancouver, Calgary, Edmonton, Quebec y Winnipeg.
Superficie
9.984.670 Km2
Geografía y clima
Canadá es el segundo país más extenso del planeta
Economía
capitalista de alto desarrollo
Qué ropa usar
abrigo en período invernal
Tips
Fechas nacionales: Tercer lunes de mayo, 24 de junio, 1 de julio, primer lunes de septiembre y segundo lunes de octubre.
Sitios imprescindibles
Ottawa - L'Anse aux Meadows - Quebec -Toronto - Montreal


 
Quieres seguir viajando
 
HISTORIA
Canadá:
CANADÁ: DE LOS ESQUIMALES A LA PROSPERIDAD
Canadá - HISTORIA

Al extremo norte del continente americano, Canadá es un país que nació bajo las sombras de Estados Unidos, Inglaterra y Francia. Su territorio fue puente de las inmigraciones prehistóricas y hoy es capital de un Estado moderno y próspero.

LA PREHISTORIA

Según estudios arqueológicos, se estima que las primeras migraciones que poblaron América recorrieron el territorio canadiense hace 26.500 años. Los primeros habitantes de la región fueron diversos pueblos provenientes de Siberia, que llegaron a Canadá a través del Estrecho de Bering, mientras que un poco más tarde llegaron los últimos pueblos inuit (esquimales) provenientes de Asia. Actualmente es posible hallar en la región Ártica, las poblaciones esquimales que desde tiempos milenarios habitan los hielos eternos del Polo Sur.

DESCUBRIMIENTO DE SUELO CANADIENSE: INGLESES Y FRANCESES

La colonización europea de Canadá comenzó hacia el año 1.000, cuando una expedición vikinga al mando de Leif Eriksson estableció una colonia Leifbundir en L’Anse aux Meadous, en la isla de Terranova, que llamó “Vinland” o tierra de las vides. Pero el asentamiento fue abandonado poco tiempo después por la hostilidad de los nativos y la ausencia de estímulos comerciales.

Fue así que, buscando una nueva ruta para los ricos mercados de Oriente, exploradores franceses y británicos recorrieron las aguas de Norteamérica. Estos construyeron un importante número de puestos - los Franceses principalmente a lo largo del Río Lawrence River, los Great Lakes y el río Mississippi; los Británicos alrededor de Hudson Bay y a lo largo de la costa Atlántica. Ya en 1497 Canadá fue explorado por el italiano Juan Gaboto en una misión encargada por la corona británica y, en 1534 el explorador francés Jacques Cartier también recorrió la costa canadiense. Los tres viajes de Cartier tuvieron como principal finalidad encontrar una vía hacia Catay, navegando rumbo a occidente. Cartier fracasó en su objetivo, pero, ya en el segundo viaje, se distinguió como primer explorador de Canadá en remontar el río San Lorenzo hasta el emplazamiento de Montreal. Y en la tercera expedición, Cariter se planteó la necesidad de colonizar el territorio, para lo cual lo acompañaron veinte labradores de su confianza. Si bien fue un primer germen de colonización, la empresa duraría muy poco: La decepción de no encontrar ni el nuevo camino a China ni yacimientos de oro limitó nuevas empresas y asfixió el intento colonialista. En lo sucesivo, y hasta finales del siglo XVI, únicamente pescadores y traficantes de pieles harían incursiones por estas lejanas tierras.

Los primeros asentamientos permanentes en territorio canadiense fueron Port Royal y Quebec, fundados por el francés Samuel de Champlin en 1605 y 1608 respectivamente. Durante el siglo XVII, los franceses debieron enfrentar el ataque de las tribus iroqueses alentadas por ingleses y holandeses, que pretendían debilitar la presencia gala en Canadá y dominar el comercio de pieles en la región.

LA COLONIZACIÓN: DISPUTA ENTRE CORONAS

En 1610, los británicos fundaron una serie de asentamientos en Terranova y comenzaron el proceso de colonización en dirección al sur. Entre 1689 y 1763, los franceses y británicos se enfrentaron por el control de los territorios en Norteamérica. La firma del Tratado de París en 1763, que dio fin a la Guerra de los Siete Años entre Francia e Inglaterra, obligó a los primeros a ceder los territorios en Canadá. Pero el traspaso de la colonia no estuvo exento de problemas y tensiones con los nuevos administradores. En 1774 la corona británica debió darle un estatuto especial a la comunidad de Quebec que les permitía profesar la fe católica y conservar su idioma original.

A partir de la independencia de los Estados Unidos, Canadá recibió a unos 50.000 ingleses que migraron desde la nueva nación y en 1812 fue la base principal para las fuerzas británicas que enfrentaron a las tropas de la nueva nación durante la guerra anglo estadounidense. A través de tratados con las tribus aborígenes, los colonos se establecieron principalmente en lo que es hoy Ontario.

La influencia de la revolución norteamericana se sintió en 1837, cuando estallaron una serie de rebeliones de los criollos canadienses liderados por Louis Joseph Papineu en el bajo Canadá y William Lyon Mc Kenzie King en el Alto Canadá. Aunque la insurrección fue sofocada, los ingleses se vieron obligados a otorgarles representación parlamentaria a los canadienses en la cámara baja de Londres y otros derechos contenidos en el Acta de Unión de 1840.

CAMINO A LA INDEPENDENCIA

En los años siguientes el gobierno colonial se dedicó a la consolidación de su dominio sobre los territorios habitados por las tribus hostiles como era el caso de los “metí” y en la exploración de los rincones más recónditos del inmenso territorio canadiense. Este proceso permitió incorporar nuevos territorios de cultivo y la explotación de vastos recursos mineros presentes. La prosperidad atrajo a millones de inmigrantes provenientes de Europa y contingentes menores de Asia.

A diferencia de Los Estados Unidos, que pelearon por su libertad, Canadá evolucionó en forma pacífica. A través de un tratado aceptado por la reina Victoria, Canadá se transformó en una federación con autogobierno independiente en 1867. Actualmente, los canadienses celebran el Día de la Reina Victoria en el tercer lunes de mayo, en agradecimiento y conmemoración al monarca de más largo reinado del Imperio Británico (1837–1901).

En 1914 Canadá se vio involucrada en la Primera Guerra Mundial y aportó 628.000 soldados a los regimientos del Commonwealth que combatieron junto a los británicos. En 1917, las noticias sobre la masacre en el frente de batalla europeo provocó una reacción en la población canadiense, que comenzó a desertar masivamente cuando el gobierno local impuso el reclutamiento forzado para cubrir las numerosas bajas que producía la guerra de trincheras. Pese a las protestas, Canadá aportó generosamente sus tropas al combate y tributó la vida de 60.000 soldados durante los combates.

En 1929, el Reino Unido reconoció el derecho canadiense a determinar su política interna y externa durante la Conferencia Imperial. El 11 de diciembre de 1931 Gran Bretaña dio a conocer el Estatuto de Westminster, mediante el cual se le otorgaba la independencia a Canadá, aunque el tratado preveía una forma de asociación cercana que convertía a las ex colonias en socios políticos y económicos muy estrechos de Londres a través de su pertenencia al Commonwealth. En 1939 Canadá volvió a entrar en guerra para apoyar a Gran Bretaña, esta vez para hacerle frente al Eje formado por Alemania, Japón e Italia. A lo largo de la guerra, 42.000 canadienses lucharon en todos los frentes. El triunfo aliado le permitió a Canadá ocupar un lugar central en la sociedad de las naciones e integrarse a la sociedad militar y económica de occidente al estallar la guerra Fría en 1949. En ese año se unió Terranova a Canadá, territorio que había permanecido como una entidad separada en el proceso de autonomía de las ex colonias británicas de América del Norte.

PROCESO DE INDUSTRIALIZACIÓN

Durante la posguerra Canadá avanzó en el proceso de industrialización iniciada con las guerras mundiales hasta convertirse en una de las economías más poderosas del planeta. La combinación de vastos recursos naturales y un moderno sistema productivo le dieron la oportunidad de implementar vastos planes de distribución de la riqueza y la introducción de reformas sociales progresistas. Este proceso no estuvo exento de problemas, en particular por la presencia de grupos indígenas que aún reclaman el reconocimiento de sus derechos de propiedad y la presencia de algunos grupos secesionistas en la provincia de Quebec, que desde 1968 reclaman por la creación de un estado propio en el Canadá francófono. En 1980, se realizó un referéndum en Quebec para decidir si esa provincia se separaba de Canadá. El 60% de los habitantes del Quebec optó por rechazar la idea de la secesión.

En 1982, el proceso hacía una reforma constitucional mayor culminó en la firma de la Ley Constitucional. Bajo esta Ley, la Ley Británica de Norte América de 1867 y sus varias enmiendas se convirtió en la Ley de Constitución, 1867-1982. La Constitución, su Carta de Derechos y Libertades y su fórmula de enmienda general redefinió los poderes del gobierno, afosó la equidad de mujeres y hombres y protegió los derechos de los individuos y grupos etnoculturales. Dos esfuerzos mayores se hicieron para reformar el sistema constitucional: el Acuerdo de Meech Lake de 1987 - que no se implementó ya que no consiguió el consentimiento legislativo de todas las provincias - y el Acuerdo de Charlottetown de 1991. El Acuerdo de Charlottetown habría reformado al Senado, afosado el principio de auto-gobierno Aborigen y hecho otros cambios mayores en la Constitución. Se rechazo por Canadienses en un referendo nacional llevado a cabo el 26 de Octubre de 1992. El Parlamento de Canadá desde entonces pasó un proyecto de ley en Febrero de 1996, garantizando que no se harán cambios constitucionales sin el consentimiento de las 5 regiones mayores. También, menos de un mes después del referendo de la soberanidad de Québec en 1995, el Parlamento aprobó una resolución reconociendo a Québec como una sociedad distinta en Canadá. En 1994, la economía canadiense se integró con las de Estados Unidos y México a través del NAFTA, acuerdo de libre comercio que incrementó el intercambio comercial en América del Norte. Canadá atraviesa el presente con gran estabilidad y un sistema político sólido, logros que se reflejan en un escenario social estable e índices de crecimiento sostenidos por décadas.

de los esquimales a la prosperidad”

5000 A.C - 1000 A.C
999 A.C - 500 D.C
501 D.C - 1450 D.C
1451 D.C - 1780 D.C
1781 D.C - 1900 D.C
1901 D.C - 1950 D.C
1951 D.C - Actualidad